La mal llamada propiedad intelectual.

Hoy salió en PrensaLibre que algunas instituciones han hecho una llamado al gobierno para que ponga un alto al mal de la piratería. Se muestra en el matutino una fotografía de uno de esos puestos de ventas callejeras de películas a las que los guatemaltecos estamos ya tan acostumbrados, y que pocos ven como ilegales.

 

También se comenta que en Guatemala la industria del software sufre mucho por no cumplirse los “derechos” de “propiedad intelectual”. Las terribles pérdidas que esto causan a las empresas y al fisco deben ser detenidas los más pronto posible, porque es mucho dinero del que estamos hablando.

 

Un punto quiero resaltar: las supuestas pérdidas que se tienen para las empresas y el fisco son nada más que un espejismo, por una sencilla razón: si las personas se viesen obligadas a pagar el precio de las licencias o de los originales no las comprarían. Si alguien debiese pagar $500 por una licencia de Office estoy seguro que comenzaría a buscar opciones (precio de OpenOffice por cierto es de $0).

 

La propiedad intelectual poco tiene que ver con la propiedad real. En el caso de la propiedad real, su razón de ser está en la exclusividad de uso sobre algún bien. Por ejemplo si yo tengo una manzana, y alguien me la quita, entonces ya no tengo manzana. En el mundo de las ideas, esto no existe. Si yo tengo un programa y te lo copio, no pierdo (por cierto, quien me vendió el programa ni se va a enterar, de modo que no existe manera de decir que tuvo pérdidas).

 

La propiedad intelectual es un monopolio sobre alguna idea. En una lista extensa de casos dichos monopolios son estúpidos (vean esto). El origen de la propiedad intelectual se basa en que asegurar el monopolio sobre alguna idea es un incentivo para fomentar la creatividad de las empresas y los individuos. No es algo de siempre, es algo relativamente nuevo (de hecho, las primeras patentes de software son patentes literarias). Para algunos genios que postulan estas ideas (casualmente los abogados afines a algunas productoras de software, música, películas, casas médicas, etc.) la carencia de propiedad intelectual y de patentes desaceleraría el proceso creativo. Como en todo, una manera de probar equivocado un postulado es suponer el contrario y ver si se llega a una contradicción. Casos para esto no hay uno, dos, cien o mil, sino que miles de millones. Imaginen que las Leyes de Newton fueran propiedad intelectual de alguien….(es estúpido?, pues el XOR de una sencilla tabla de verdad está patentado, el famoso doble click está pantentado por Microsoft).

 

Entonces a revisar los principios (que para eso sirven!), no hay excepciones. Los monopolios artificiales siempre son dañinos para la sociedad. La propiedad intelectual y las patentes son un monopolio artificial, y como tal son dañinos para la sociedad. Quienes hacen las leyes han de pensar siempre primero en la libertad de los individuos que sufrirán la legislación, y poner por escrito aquellos comportamientos que la sociedad considere nocivos (los congresistas o diputados NO hacen las leyes, sino que las deducen). ¿Les ha dado cargo de conciencia bajar un mp3 de internet, o utilizar un serial que alguien les pasó para instalar el office que usan? 99% de ustedes (como yo) no lo han sentido.

 

 

Concluyendo. La piratería NO tiene como consecuencias pérdidas para el país o para las empresas. Las supuestas pérdidas se basan en el supuesto equivocado que las copias ilegales serían pagadas. La piratería (hasta la palabra da risa) no es algo que debe ser detenido y sobre todo, que no puede ser detenido. En el mundo que vivimos la información fluye cada vez más libremente, y poner un freno a lo que se llama piratería, conlleva detener el flujo de le información. Las patentes y la mal llamada propiedad intelectual son la excusa que algunas empresas han ideado para mantener las ganancias que tienen basadas en un mercado afectado y ficticio. La propiedad intelectual, a diferencia de la propiedad real, es económicamente absurda.

 

 

  • Mientras la propiedad de los bienes materiales orienta el uso de los medios escasos a los fines más importantes, en el caso de los bienes inmateriales como las producciones literarias y la invenciones tecnológicas la habilidad para producirlas es también limitada, pero una vez han sido creadas pueden multiplicarse indefinidamente y pueden convertirse en escasas sólo mediante la ley con el propósito de generar incentivos para producir tales ideas. Sin embargo no es obvio que esta escasez artificial sea el modo más efectivo de estimular el proceso creativo del hombre.
  • Friedrich Hayek

 

2 thoughts on “La mal llamada propiedad intelectual.

  1. completamente en desacuerdo con esto:

    “Por ejemplo si yo tengo una manzana, y alguien me la quita, entonces ya no tengo manzana. En el mundo de las ideas, esto no existe. Si yo tengo un programa y te lo copio, no pierdo (por cierto, quien me vendió el programa ni se va a enterar, de modo que no existe manera de decir que tuvo pérdidas).”

    Hay gente que trabajan muchas horas programando, si lo copias no pierdes, pero los que pasaron todas esas horas creando el programa si! Por ejemplo, programar un compilador es escribir aproximadamente 8,000 lineas de lenguaje de programacion y es como que para que una persona llegue y le de “copy-paste” a todo el trabajo hecho y el programador no reciba ni un centavo por su trabajo es un robo!

    Reply

  2. “Hay gente que trabajan muchas horas programando, si lo copias no pierdes, pero los que pasaron todas esas horas creando el programa si!” ¿Por qué dices que esas personas pierden? Bueno, esas personas pierden porque reciben una ganancia menor a la que calcularon…pero basados en la ley de propiedad intelectual.

    En todo caso pierden, pero no sufren ningún robo.

    Con el compilador. Si el programador escribe su código, alguién más lo toma y lo distribuye como suyo, eso SI es incorrecto, y viene siendo un fraude o una estafa. Si las personas que compran el compilador que el programador hizo y lo distribuyen, eso NO PUEDE estar mal, y NO PUEDE considerarse como robo, porque el que lo ccompró es dueño de ello.

    Mirá el ejemplo con un libro. Yo compro un libro, lo leo y me gusta mucho. Se lo paso a mis amigos para que lo lean. Algunos les va a gustar mucho y lo pasan de nuevo…es lo mismo con el software, sólo que nos han hecho creer que distribuir software es malo….

    Gracias por visitar,

    Luis

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *