Mentiras

No hablo en este momento de las mentiras grotescas y grandes que cambian historias, que cambian vidas. Tampoco de aquellas premeditadas, que tienen algún gusto. Ni de las intencionadas para evitar problemas. Me refiero a las mentiras estúpidas que a todos con una alarmante frecuencia nos gusta decir. Esas mentiras que a veces se escapan, pero que no conllevan beneficio para el que las dice. Esas mentiras que existen simplemente por qué si. ¿Por qué nos gusta mentir? La hora de ir al supermercado, cuánto nos falta para llegar, si tuvimos un buen día, si hicimos x o y cosa. Tal vez un día haga una bitácora de las mentiras que digo diarias. ¿Serán tantas como las verdades?

Lo gracioso de las mentiras, es que nos damos cuenta que las decimos. No se nos pasan desapercibidas. Usamos inteligencia y creatividad para maquilarlas, para darle forma y vida. A diferencia de la verdad, que a veces nos da forma y vida a nosotros. ¿Es tan difícil ser cien por cien sinceros? ¿Es conveniente? Puede ser tal vez un condicionamiento que la educación nos impone. No lo sé.

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *