La mal llamada propiedad intelectual.

Hoy salió en PrensaLibre que algunas instituciones han hecho una llamado al gobierno para que ponga un alto al mal de la piratería. Se muestra en el matutino una fotografía de uno de esos puestos de ventas callejeras de películas a las que los guatemaltecos estamos ya tan acostumbrados, y que pocos ven como ilegales.

 

También se comenta que en Guatemala la industria del software sufre mucho por no cumplirse los “derechos” de “propiedad intelectual”. Las terribles pérdidas que esto causan a las empresas y al fisco deben ser detenidas los más pronto posible, porque es mucho dinero del que estamos hablando.

 

Un punto quiero resaltar: las supuestas pérdidas que se tienen para las empresas y el fisco son nada más que un espejismo, por una sencilla razón: si las personas se viesen obligadas a pagar el precio de las licencias o de los originales no las comprarían. Si alguien debiese pagar $500 por una licencia de Office estoy seguro que comenzaría a buscar opciones (precio de OpenOffice por cierto es de $0).

 

La propiedad intelectual poco tiene que ver con la propiedad real. En el caso de la propiedad real, su razón de ser está en la exclusividad de uso sobre algún bien. Por ejemplo si yo tengo una manzana, y alguien me la quita, entonces ya no tengo manzana. En el mundo de las ideas, esto no existe. Si yo tengo un programa y te lo copio, no pierdo (por cierto, quien me vendió el programa ni se va a enterar, de modo que no existe manera de decir que tuvo pérdidas).

 

La propiedad intelectual es un monopolio sobre alguna idea. En una lista extensa de casos dichos monopolios son estúpidos (vean esto). El origen de la propiedad intelectual se basa en que asegurar el monopolio sobre alguna idea es un incentivo para fomentar la creatividad de las empresas y los individuos. No es algo de siempre, es algo relativamente nuevo (de hecho, las primeras patentes de software son patentes literarias). Para algunos genios que postulan estas ideas (casualmente los abogados afines a algunas productoras de software, música, películas, casas médicas, etc.) la carencia de propiedad intelectual y de patentes desaceleraría el proceso creativo. Como en todo, una manera de probar equivocado un postulado es suponer el contrario y ver si se llega a una contradicción. Casos para esto no hay uno, dos, cien o mil, sino que miles de millones. Imaginen que las Leyes de Newton fueran propiedad intelectual de alguien….(es estúpido?, pues el XOR de una sencilla tabla de verdad está patentado, el famoso doble click está pantentado por Microsoft).

 

Entonces a revisar los principios (que para eso sirven!), no hay excepciones. Los monopolios artificiales siempre son dañinos para la sociedad. La propiedad intelectual y las patentes son un monopolio artificial, y como tal son dañinos para la sociedad. Quienes hacen las leyes han de pensar siempre primero en la libertad de los individuos que sufrirán la legislación, y poner por escrito aquellos comportamientos que la sociedad considere nocivos (los congresistas o diputados NO hacen las leyes, sino que las deducen). ¿Les ha dado cargo de conciencia bajar un mp3 de internet, o utilizar un serial que alguien les pasó para instalar el office que usan? 99% de ustedes (como yo) no lo han sentido.

 

 

Concluyendo. La piratería NO tiene como consecuencias pérdidas para el país o para las empresas. Las supuestas pérdidas se basan en el supuesto equivocado que las copias ilegales serían pagadas. La piratería (hasta la palabra da risa) no es algo que debe ser detenido y sobre todo, que no puede ser detenido. En el mundo que vivimos la información fluye cada vez más libremente, y poner un freno a lo que se llama piratería, conlleva detener el flujo de le información. Las patentes y la mal llamada propiedad intelectual son la excusa que algunas empresas han ideado para mantener las ganancias que tienen basadas en un mercado afectado y ficticio. La propiedad intelectual, a diferencia de la propiedad real, es económicamente absurda.

 

 

  • Mientras la propiedad de los bienes materiales orienta el uso de los medios escasos a los fines más importantes, en el caso de los bienes inmateriales como las producciones literarias y la invenciones tecnológicas la habilidad para producirlas es también limitada, pero una vez han sido creadas pueden multiplicarse indefinidamente y pueden convertirse en escasas sólo mediante la ley con el propósito de generar incentivos para producir tales ideas. Sin embargo no es obvio que esta escasez artificial sea el modo más efectivo de estimular el proceso creativo del hombre.
  • Friedrich Hayek

 

Noviembre

Alzo la vista y el azul es distinto, más profundo, más sincero, más sabroso. Las nubes han optado por irse y volver tan sólo para engalanar al cielo. Los barriletes han preparado por mucho tiempo su llegada, y finalmente tienen la posibilidad de escalar a los cielos. Los parques se llenan de pequeños hilos que conectan al cielo. Cada vez sospecho que al cielo lo enamoran los barriletes, o tal vez le causan celos, porque cada vez que aparecen barriletes los celajes no tardan en aparecer. Las tardes aparecen siempre con barriletes y celajes, nunca unos sin los otros. El viento encantado, nunca falla en su grave responsavilidad de mantener aquellos maderitos con papel de china desafiando la atracción del centro de la Tierra.

Los volcanes desnudos complementan el seductor escenario, donde barriletes, celajes, volcanes y gentes hacen el cuadro supremo, pintan sonrisas y dibujan caricias.Los gélidos suspiros del cielo se sienten por las noches. Las noches frías calientan corazones. Las pieles se cubren de lanas por estas épocas y todos parecen ser un poco más afables.

Cada vez más pienso, deberían salir más seguido los barriletes.

Ahhh noviembre, como te quiero noviembre…..

Que lindos los nenes…

Sin duda los diputados difieren en su modo de operar de los simples mortales. Ahora que se viene la hora de hablar del presupuesto me ofende que digan que existe un “agujero fiscal” porque los nenes “presupuestan” más que lo que el Estado recibe en impuestos. Ya están diciendo que lo que hace falta es adquirir una nueva pequeña deuda de $200 millones pagadera en 20 años (claro, ellos ya no van a ser responsable de ese pago, pero el resto de nosotros sí), mantener el IETAP un año más (el impuesto temporal que lleva casi 10 años siendo temporal con varios cambios de nombre). ¿Por qué me molesta tanto? Porque ese pisto NO ES DE ELLOS, es suyo y es mío. ¿A usted le molestaría que yo le quite un porcentaje de lo que gana para pagar mis llamadas telefónicas? Claro que sí!La ironía, el cinismo es que ahora resulta que, según publicación de prensa libre, los nenes gastan Q10 mil diarios de teléfonos celulares y Q9 mil de líneas fijas. ¿Por qué les dan celular? Que ellos lo paguen! A diferencia del resto de ciudadanos, algunas entidades estatales nunca parecen padecer apuros económicos, pues claro, cuando el pisto falta, ahí tienen a una bola de pendejos que nos dejamos sangrar.Pero la ironía mayor no es esa, sino la siguiente: hay personas que creen que es bueno que existan altas tasas de impuestos para trasladar la decisión de los gastos del individuo al estado, para que personas como nuestros diputados tan coherentes en sus gastos, sean las que definan en que se va a gastar y en qué no….¿les parece cuerdo?

Powered by Qumana

¿Que le pedimos a nuestro gobierno?

 El Gobierno es, por su origen y por definición, un mantenido. El Gobierno es un ente que no produce (y no debería producir!!) y que mantiene para sí el monopolio del uso de la fuerza, con la finalidad de garantizar la seguridad de los habitantes de una región.

El gobierno NO existe para dar salud, para dar vivienda, para dar educación, para fomentar el arte, para manejar precios, para apoyar investigaciones, para repartir fertilizantes, para fomentar valores, para .

No existe gobierno en el mundo que haya nacido con la finalidad de dar salud. En la Historia eso no existe, ni tampoco educación, y el gran etcétera. El gobierno nace para proteger los derechos básicos de los ciudadanos: su vida, su integridad física y su propiedad. La evolución de las civilizaciones ha visto como los gobiernos han evolucionado de tal manera que la clase gobernante tiene cada vez menos poder. Antes los faraones, reyes, caciques, señores feudales, jefes de tribu, emperadores tenían un poder prácticamente ilimitado. Gracias a ideologías liberales poco a poco la clase gobernante tiene menos poder, y lo tiene más distribuído. Pero más importante: el valor de la persona individual es cada vez mayor. La minoría del uno tiene cada vez más sus derechos asegurados. No importa quien yo sea, en una sociedad libre, nadie puede agredirme, robarme, estafarme o faltar a los contratos que hagamos. Bueno, sí puede, pero si lo hace será castigado. Para eso le pago a alguien. Yo no sé de seguridad, y no me interesa, así que le pago a alguien que lo haga: al Estado.

 Las vueltas de la Historia han cambiado poco a poco el poder del Estado, y de pasito en pasito los gobiernos comienzan a tener más y más poder, bajo excusas (algunas probablemente bien intensionadas) de la más amplia índole, los gobiernos cada vez tienen más poder.

En una democracia, los habitantes de un territorio decidimos las autoridades que creemos harán prevalecer nuestros derechos. Hay que anotar que un complemento indispensable de la democracia, es un sistema fuerte de leyes, de manera que no se llegue a lo que se llama “tiranía de las masas”. La democracia NO puede ser “lo que la mayoría decida”. Esa idea hay que sacarla de la cabeza de mucha gente. Si eso fuera así, en una comunidad donde el 70% son habitantes de la raza X y el 30% de la Y, si los de la raza X votaran para esclavizar a la raza Y, esa desición sería totalmente democrática. Lo mismo si lo que diverge es la religión, o lo mismo la ideología política. La democracia debe tener límites, porque con todas sus cosas raras, es el mejor sistema político que conocemos.

Una democracia de personas con educación y otra de personas sin educación tienen resultados tremendamente diferentes. Decía alguien por ahí que está en contra de la democracia, y que se convenció de ello hablando cinco minutos con el votante promedio. No se diga en nuestro país en donde lamentablemente mucha gente no sabe leer, la educación secundaria tiene niveles bajísimos, y la universitaria niveles que da pena apreciar. Y a eso hay que agregarle que la educación en todos los niveles tampoco es muy buena que digamos.

Ya me fui por las ramas. El punto al que quiero llegar es este: tenemos que saber qué pedirle a nuestros gobiernos, y qué no. Si le pedimos a nuestros gobiernos cosas que no le competen (como lo hemos hecho hasta ahora) nuestros gobiernos se van a meter en proyectos que no le competen y en el cual no pueden ser bueno. Peor aun, impide que las entidades que pueden hacer esas cosas funcionen bien. Por otro lado, el Gobierno de los “contribuyentes” a la fuerza, y como a todos, a mí no me gusta que hagan burradas con el fruto de mi esfuerzo. Así que si el gobierno hace mal uso del dinero que le damos (que es esfuerzo de cada uno) no sólo es errado sino que hasta cierto punto inmoral.

 Por otro lado si le pedimos lo que le debemos exigir (no hay que pedirlo, le estamos pagando, y mucho, a nuestros gobiernos), los resultados van a mejorar. Lo primero que le debemos pedir a cualquier gobierno es seguridad y justicia. Entiéndase por justicia el castigar a lo que agredan la persona o propiedad de otros y a los que incumplen contratos. A los chapines se nos ha olvidado exigir esto. Y me sorprende de sobremanera el que los debates y las propuestas políticas hablen tan poco de ello. Los candidatos ofrecen cosas tan creativas como repartir vasos de leche, fertilizantes, apoyar al arte, apoyar a la vivienda, capacitar al productor nacional, invertir en deporte, etc. y hablan tan superficialmente del tema más grave de nuestro país: la seguridad. El resto depende de los demás. Si nos dejan todos buscamos la manera de salir adelante. Hay que recordar siempre: el que mucho abarca, poco aprieta. ¿Qué queremos, un país seguro y con reglas prácticas, que fomente la inversión y la creación de nuevos empleos elevando el nivel de vida de todos, haciendo posible que cada quien se capacite, compre su leche, su casa, salud, educación y arte; o queremos un gobierno que no nos de seguridad y todo lo anterior no suceda (nadie invierta) pero que nos de educación paupérrima, salud casi nula, y un vasito de leche? No podemos tener las dos: no alcanza. La seguridad es cara…¿la queremos pagar?

luishernan@gmail.com