Y entonces? Que dolor de cabeza.

Estuve ayer en el foro presidencial llevado a cabo en la UFM, donde lamentablemente no asistieron los dos primeros en las encuestas: Alvaro Colom y Otto Perez Molina, lo cual causó un mal sabor de boca para los presentes.

Pero se presentaron los candidatos Menchú, Giamattei y Suger. El foro tuvo un buen ritmo y cada candidato estuvo exponiendo sus ideas. Como personas son lo que mejor me caen del hormiguero de opciones que tenemos, pero sus partidos no me convencen.

A ojo de buen cubero, tomando en cuenta lo que tengo en la cabeza, que por cierto me duele por lo difícil que es elegir al futuro presidente de la República, les comparto mi dilema sobre las siguientes elecciones.

Encabeza el Sr. Colom, por el cual simplemente no puedo votar; lleva ya tres campañas en las que invierte mucho dinero y sin duda debe muchos favores. Tampoco podemos olvidar que las transas en las que se vio involucrado hace cuatro años y de las cuales nunca quiso dar la cara. De hecho, mi voto va en gran parte a que no quede Colom.

Read more Y entonces? Que dolor de cabeza.

La maldad del dinero

Como ahora está de moda hablar de Ayn Rand, pongo a ustedes un segmento del libro “La Rebelión de Atlas” que me parece muy ilustrativo. En mi edición, de la Editorial Libro Sagrado, el segmento comienza en la página 400. Francisco d’Anconia contesta a una de esas damas de sociedad que se las lleva de altruista cuando la señora está hablando de que el dinero es el origen de todos los males. Claro, la señora poco puede decir al finalizar Francisco todo su discurso, y pasa como con muchas personas, que se saben inteligentes pero se niegan a aceptar la verdad. Está un poco largo, pero lo van a disfrutar.


-¿Así que piensa que el dinero es el origen de todos los males? – inqurió Francisco d’Anconia-. ¿Se ha preguntado alguna vez cuál es el origen del dinero? El dinero es sólo un instrumento de intercambio que no puede existir a menos que existan bienes y personas capaces de producirlos. Es la forma material del principio según el cual quienes deseen tratar con otros deben hacerlo mediante transacciones, entregando valor por valor. No es instrumento de los pordioseros, que exigen llorando el producto del trabajo ajeno, ni de saqueadores que lo arrebatan por la fuerza; el dinero se hace sólo posible sólo gracias a quienes producen ¿Es eso lo que considera malvado?

“Cuando se acepta dinero en pago del esfuerzo propio –continuó Francisco- se hace con la condición de que luego uno lo podrá cambiar por el producto deñ esfuerzo ajeno. No son los pordioseros ni los saqueadores los que dan valor al dinero. Y ni un océano de lágrimas, ni todos los cañones de la Tierra, podrán transformar los pedazos de papel que lleva en su billetera, en el pan que necesitará mañnana para sobrevivir. Esos papeles, que en realidad deberían ser oro, son de un pacto de honor; su tenencia da derecho a la energía de la gente que produce. Su billetera es la declaración de su convicción de que, en algún lugar del mundo, hay perssonas que no quebrantarán ese principio moral que es la raíz del dinero. ¿Eso es lo que considera malvado?

“¿Alguna vez se ha preocupado por investigar las raíces de la producción? Observe un generador eléctrico y atrévase a pensar que ha sido creado creado por ña fuerza bruta de seres carentes de inteligencia; intente cultivar una semilla de los conocimientos transmitidos por quienes lo hicieron anteriormente; o trate de obtener alimento tan sólo con movimientos físicos, y se dará cuenta que la mente humana es la raíz de todos los bienes producidos y de toda la riqueza alguna vez haya existido sobre la Tierra.

“Sin embargo –continuó-, usted asegura que el dinero lo consiguen los fuertes a expensas de los débiles. ¿Pero a qué fuerza se refiere? No es la fuerza de las armas ni de los músculos, ya que la riqueza es el producto de la capacidad del hombre para pensar. Entonces, ¿el dinero lo obtiene quien inventa un motor a expensas de quienes no lo inventaron? ¿Lo obtiene el inteligente a expensas del idiota? ¿El capaz a expensas del incompetente? ¿El ambicioso a expensa holgazán? El dinero debe hacerse, antes de que pueda ser saqueado, y es hecho a través dell esfuerzo de las personas honradas, en la medida de la capacidad de cada una; y el honrado es aquel que comprende que no puede consumir más de lo que ha producido.

Read more La maldad del dinero

Que NO es el capitalismo

En la primera parte de esta serie se definió brevemente el capitalismo. Se definió para evitar confusiones a las muchas acepciones que en muchos lugares se dan a esta palabra. En pocas palabras capitalismo es el sistema en el cual las personas cooperan, o no, libre y voluntariamente. Cooperan porque ven un beneficio en ello.

El Capitalismo NO es injusto.
La idea de que el capitalismo es injusto es a título personal la que más me molesta. El capitalismo es un sistema en el que personas racionales buscan su propio beneficio, y al hacerlo indirectamente benefician a los demás. El capitalismo es el sistema natural del hombre, el sistema mediante el cual el hombre puede moldear mejor el mundo que le rodea para sacar el máximo beneficio de él. El capitalismo es el sistema que premia al emprendedor, al inteligente, al que tiene más que aportar. Es el sistema que invita al hombre a superarse, a hacerse cada vez mejor.
En algún punto a alguien se le ocurrió mezclar la idea de que esto es injusto. Alguien consideró que todos deberían tener lo mismo y basta ver los horrores que este pensamiento cobró en las sociedades que intentaron implantar estas ideas. El altruismo de creer que el hombre está hecho para servir a la sociedad ha sido el error más grande que ha existido. El hombre está hecho para beneficiarse a sí mismo, y mientas se mantenga la idea de que esto es algo malo, seguiremos sufriendo pobreza y guerras. Esto NO quiere decir que el hombre no ayude a sus semejantes, pero podrá hacerlo cuando sus necesidades básicas estén satisfechas. Una persona que no sabe que comerá mañana no está en posición de ayudar. La solidaridad es algo lindo y bueno, pero debe de ser dejada a criterio de cada uno.

Read more Que NO es el capitalismo

Definiendo el capitalismo.

El “capitalismo”. Una palabra que se utiliza muy a menudo, y muy a menudo de manera equivocada y errónea. Una palabra que arranca sentimientos ideológicos y a la cual se tienen las más diversas reacciones. Algunos lo defienden a capa y espada, pero otros le tildan de “injusto”, “discriminatorio”, “destructivo”, “burgués”, “malo”, “desigual”, “imperialista”, “asesino”, “criminal” y un largo etcétera. El uso de los adjetivos que le suelen acompañar hace que su definición sea cada vez más olvidada y mal interpretada. Es una palabra tan ignorada y que levanta tantas posturas, que para esta serie se pensó utilizar alguna palabra alternativa como “voluntarianismo”, pero no se hizo para evitar mayores confusiones.

    En esta mini serie se define el capitalismo como aquel sistema  económico en el que personas libres toman decisiones voluntarias para cooperar, para intercambiar con otras personas. El capitalismo es el sistema en el cual los hombres cooperan voluntariamente entre sí. Como cualquier otra palabra, especialmente una palabra que arranca matices ideológicos, hay muchas concepciones y acepciones de capitalismo, pero a la que yo me refiero es a la de libre y voluntaria cooperación e intercambio entre personas.

    Ahora, si se hace  una pequeña sustitución las cosas cambian.”El libre intercambio injusto”, “la cooperación”, “la cooperación voluntaria imperialista”, “la cooperación libre asesina”… ¿Cómo suenan ahora estas afirmaciones? Seguramente un poco paradójicas.
Read more Definiendo el capitalismo.

Serie “El Capitalismo”

Estos días estaré escribiendo una pequeña serie de artículos titulada “El Capitalismo”. La intención es que alguien los lea, y se aclaren algunas ideas sobre el capitalismo que generalmente se encuentran equivocadas y que mucha gente ignora. Quiero comenzar con este tópico una serie de series sobre temas de la filosofía de la libertad. El título de las entradas serán los siguientes.

Definiendo el capitalismo
Que NO es el capitalismo.
Mitos sobre capitalismo.
La Historia nos enseña.
El caso de Guatemala.
¿Por qué defiendo el capitalismo?

Internet, propiedad privada y estado

Internet representa una de las revoluciones más grandes que nuestra raza ha tenido. Las espectaculares tazas de crecimiento del uso de Internet son significativamente más grandes que las que en su tiempo tuvieron los radios de transistores, la televisión, el teléfono o el cable.

En sus menos de dos décadas de vida comercial Internet nos ha hecho ver el mundo de una manera diferente. En menos de veinte años ahora tenemos correo electrónico gratis, chat gratis, blogs gratis, sistemas operativos gratis, llamadas gratis, enciclopedia gratis, estado del tiempo gratis, búsquedas gratis, información gratis, programas gratis, y un gran etcétera más.

Internet se basa en unas reglas sencillas, claras y que todo mundo sigue. Desde el mundo técnico (TCP/IP) hasta el mundo legal y económico (ICANN). En muchos casos el concepto de jurisprudencia ha tenido que ser evaluado y el concepto de Estado protector y regulador en este nuevo mundo es prácticamente obsoleto. Las fronteras se han vuelto más tenues en esta nueva era.

La propiedad privada ha jugado un papel muy importante en este nuevo mundo. El respeto casi total a ésta ha permitido este asombroso desarrollo del mundo en línea. En Internet no hay un estado que regule lo que se publica o lo que se hace (salvo excepciones lamentables como en el caso de Kareem o China), no hay un estado que diga qué y cómo se deben hacer las cosas.

Read more Internet, propiedad privada y estado

Mosquitos, mosquitas

Hay animales que me encantan (gatos, pinguinos, delfines, perros, etc.), animales a los que les tengo cierta fobia (alacranes, algunas arañas), hay otros que simplemente no me gustan (los zopes, los buitres ), hay otros que me caen mal (las hienas), pero hay un animal que se podría decir que odio: el mosquito.

Desde pequeño recuerdo la batalla que se armaba entre los mosquitos y los humanos cuando iba a la playa. Vienen a mi memoria los días en Monterico buscando el Off, Baygon o cualquier químico que los mantuviera lejos para que picaran sólo un par de veces al salir de la piscina cuando se ponía el sol, hora en la cual usualmente comenzaban su ataque. Algo que nunca logré entender fue porque a veces picaban y a veces no. Luego me enteré que las que pican son las mosquitas femeninas, y las cosas tuvieron más sentido, jeje.

Pero mi odio a los mosquitos no es tanto el que piquen….es que a veces no dejan dormir! Hoy estoy escribiendo esto porque anoche un mosquito (o algunos cuantos) se dedicaron a quitarme por ratos el sueño. A veces estás en el punto que estás medio despierto, medio dormido y un nene de estos se pone a hacer ese grave ruidito en tu oreja. No sabés si levantarte, buscarlo, cambiar de posición, ponerte la sábana en la oreja… A veces quisiera hacerles daño, jejeje, verlos con cara de arrepentimiento….pero es algo que no se me va a dar. O llegar a un acuerdo con ellos: les extiendo mi brazo ahora y píquenme todo lo que quieran, llénense, queden satisfechos….pero déjenme dormir después!

P.D. Por cierto, aparte de ser molestos, los mosquitos no son nada inofensivos. De hecho son el mayor causante de muertes humanas en la historia. Las muertes indirectamente ocasionadas por mosquitos superan en número a las ocasionadas por todas las guerras juntas.

Read more Mosquitos, mosquitas