“Que no te confundan unos pocos homicidas” – Estás Distraído, Facundo Cabral.

NO ESTÁS DEPRIMIDO ESTÁS DISTRAIDO . Distraído de la vida que te puebla, tienes corazón, cerebro alma y espíritu, entonces cómo puedes sentirte pobre y desdichado. Distraído de la vida que te rodea, delfines, bosques, mares, montañas y ríos. No caigas en lo que cayó tu hermano, que sufre por un ser humano, cuando en el mundo hay 5600 millones. Además nos es tan malo vivir solo, yo la paso bien decidiendo a cada instante lo que quiero hacer y gracias a la soledad, me conozco, algo fundamental para vivir. No caigas en lo que cayó tu padre, que se siente viejo porque cumplió 70 años, olvidando que Moisés dirigía el éxodo a los 80 y Rubinstein, interpretaba como nadie a Chopin a los 90, por sólo citar dos casos conocidos.
NO ESTÁS DEPRIMIDO, ESTÁS DISTRAIDO. Crees que perdiste algo, lo que es imposible porque todo te fue dado, no hiciste ni un solo pelo de tu cabeza, por lo tanto no puedes ser dueño de nada, además la vida no te quita cosas, te libera de cosas, te aliviana para que vueles más alto, para que alcances la plenitud. De la cuna a la tumba, es una escuela, lo que llamas problemas son lecciones y la vida es dinámica, está en constante movimiento. Sólo debes estar atento al presente, mi madre decía: “Yo me encargo del presente, el futuro es asunto de Dios” Jesús decía: “el mañana no interesa, él traerá nueva experiencia, a cada día le basta con su propio afán”.

Leer más “Que no te confundan unos pocos homicidas” – Estás Distraído, Facundo Cabral.

Vagabundo First Class – Facundo Cabral

 

Como no tengo una mujer, vivo con todas,

Como no tengo una casa, vivo en el mundo.
No necesito automóvil ni yate, porque los tienen mis amigos, es decir, soy una vagabundo first class. No tengo que ocuparme de los pobres porque para eso está la iglesia, ni preocuparme por los ricos porque para eso está el gobierno.

Nadie me obliga ir de compras o de vacaciones, no tengo ni que estar atento a la bolsa de Hong Kong, ni a la moda de Paris, es decir, que encontré el secreto, tener menos para tenerme  más. Si Señor.

Que lindo, que lindo es verlos desde aquí juntos, y cuando se junte con el resto del mundo niños, no harán falta llaves en las puertas, ni fronteras, es decir que todos compartiremos todo, lo que quiere decir que reinará el buen humor, Clinton y Castro jugaran tenis en Cancún; Hussein llevará sus niños al cine y lo van a ver, lo van a ver porque ahora ya no se puede elegir, cambiamos o desaparecernos. El amor que nos trajo es el único que puede lograr que permanezcamos en este planeta maravilloso de delfines y ballenas; un planeta que inspiró, hasta hizo que hombres como Cesar Vallejo hicieran maravillas a partir de la tristeza; o Wuhitman a través de la voluntad, o Borges a través de la cabeza. Por ellos soy el Sancho de Jesús que es mi Quijote, por eso traigo canciones con estrellas y poemas con pájaros que son profetas atonizados; un poco de Borges, pero un poco de San Agustín, mares y ríos, cuevas y nidos, panes de la mesa grande donde come el padre. Traigo al gato de Juan el Bautista y a la cabeza de Salomé. Al sol del espejo y a la luna de la laguna; traigo mucho espacio y traigo mucho tiempo para llenar de infinito y de eternidad tu corazón porque eso es la canción. Rabrindranat Tagore, el poeta indio que bautizara Mahatma, es decir, alma grande a Gandhi decía; cuando el hombre trabaja Dios lo respeta, cuando el hombre canta Dios lo ama. Manuel Machado, el hermano de Antonio decía, hasta que el pueblo las canta las coplas, coplas no son. Y cuando las canta el pueblo ya nadie sabe el autor; procura tú que tus coplas vayan al pueblo a parar que al volcar el corazón en el alma popular lo que se pierde de nombre se gana de eternidad. Bello.

Leer más Vagabundo First Class – Facundo Cabral

El día que yo me vaya – Facundo Cabral

El Día Que Yo Me Vaya

Cuando el Universo me abandone
y el viento desgaste mis manos,
y habré bien mis pasos,
cuando el sol esté ausente del cielo
y no me alcance el día.
Cuando el mundo no me proteja del vacío,
cuando el todo se aleje y se confunda en la nada,
cuando en la noche se refleje mi antigua duda
y ya no vea en ella mis ojos,
entonces, cambiaré mi torpe cuerpo
por las alas con las que entraré
en la mañana del despertar eterno,
más allá de los sucesos momentáneos.

Leer más El día que yo me vaya – Facundo Cabral