El arte de desaprender

No hay un acuerdo en el mundo científico en cuanto a sí el cerebro al nacer es una hoja en blanco, o si trae ciertos comportamientos "pre-programados". Hay avances significativos que muestran que nuestros genes definen no sólo nuestra estructura física, sino también la mental. Independientemente de este argumento, que tardará mucho en solventarse, para muchas cosas podemos considerar al cerebro de un recién nacido como una hoja en blanco, con una gran habilidad para aprender nuevas cosas, y que en base a la experiencia se irá llenando. 

Esta estrategia evolitiva ha probado ser muy eficiente: los humanos, a diferencia de otros animales, tenemos un tiempo de crianza muy prolongado, lo que conyeva el riesgo que nos volvemos sumamente dependientes durante más tiempo. Sin embargo, en ese tiempo de dependencia aprendemos lo que otros animales llevan por instinto -algo también discutido, pero consideremoslo parcialmente cierto-, y es por ello que mientras somos infantes aprendemos más rápido. 

 

Leer más El arte de desaprender

Sordo canto, atardeces en mis oídos

“Sordo canto, atardeces en mis oídos.
Tu música, cuando corre el viento enredo de montañas,
ríos rumurando cristal, conectando árboles con estrellas;
en lo que dura su verde parpadeo
y mis herbívoros ojos siguen metidos en el abismo
de esta oscuridad celeste salpicando los compases, d
el pentagrama vitrinal de un latido.
Excelsos en el mar de luz, prestos
para correr la cortina de montañas.

Maestro Simón Pedroza, te saludo.!

Palabra: Expresión fonética con sentido semántico.”

Bohemia Suburbana – Intro Libertad de Expresión II

Uno de mis encuentros con Filosofía

-Señora, ¿le cuento un secreto?
-¿Y qué secreto es secreto cuando se cuenta a una desconocida?
-Tiene usted razón, pero sígame la corriente.
-No sé por qué, pero bueno, cuénteme su secreto.
-A veces me aburro de pensar.
-¿Es ese su secreto?
-¡Claro!
-Pensé que sería un secreto más difícil.
-¿Más difícil que ese?
-Sí, me imaginé algo más profundo, o algo más personal.
-¿Más profundo?¿Más personal? No puedo contarle algo más profundo ni algo más personal.
-Bueno, ahora que su secreto es menos secreto, ¿cómo se siente?
-¿La verdad? Igual.
-Vaya, usted me sorprende: me cuenta secretos que no son secretos, y al contarlos se siente igual. ¿Por qué me lo cuenta?
-Porque necesitaba decírselo a alguien. Es un dilema que quiero a veces compartir.
-Y cuénteme, ¿por qué a veces se aburre de pensar?
-!Señora! Porque es difícil pensar, es cansado, es complicado.
-¿Y cuándo se aburrió de pensar?
-No, nunca me aburro de pensar, sólo a veces se me hace muy tedioso.
Entonces, no se aburre de pensar, sólo se cansa de pensar.
-No, no, a veces me aburro de pensar.
-Ok, y ¿cuándo se aburre de pensar?
-Cuando es lo único que hago.
-Pero pensar es bueno.
-No cuando es lo único que hago. Pienso en la mañana, en el día, en la noche, en mi escritorio, en mi cama, en el camino al trabajo, cuando hablo con las personas. Ahora que hablo con usted no puedo dejar de pensar.
-Sigo sin entender el secreto. ¿Le parece malo pensar?
-¡Bajo ninguna circunstancia! Lo que sucede es que a veces me aburro simplemente de pensar y pensar…
-Amigo, ¿y qué alternativa tiene?
-Pues, no pensar.
-¿Y quisiera dejar de pensar?
-¡No! El día que quiera dejar de pensar comenzaré a morir. No quiero nunca dejar de pensar. Pero a veces me aburro de pensar.
-Entonces, me cuenta que su secreto es que está aburrido de pensar, y por otro lado nunca quiere dejar de pensar. –¿Entonces que quiere?
-Es difícil explicar, y tal vez usted me pueda ayudar. A veces veo tanta gente que me parece que no piensa, que vive más que pensar, que omite la carga de pensar…
-Perdón que le interrumpa, ¿entonces considera el pensar cómo una carga?
-La verdad, a veces sí.
-!Entonces no lo haga!
-No, usted no me entiende. Pensar es una carga bendita, es algo precioso, es algo que nunca quiero dejar de hacer. Es como comer: comer es algo tan agradable, tan satisfactorio, tan rico…pero a veces uno se aburre de comer. ¿Qué hace cuando se aburre de comer? Deja de comer, o come algo diferente. Con la mente es parecido. A veces se aburre de pensar, a veces quiere pensar algo diferente. Pero a diferencia de la comida, los pensamientos a veces no se eligen, sino que de alguna manera los pensamientos lo eligen a uno…
-Y entonces, ¿puede ser que esté empachado de pensar?
-¡No, no, no! Incluso puedo decirle que a veces deseo tener más y más tiempo para pensar. Hay tantas cosas para pensar, y tan poco tiempo para hacerlo…
-¿Y si elige a alguien que piense por usted?
-Es cómo que le diga que usted elija a alguien que coma por usted, que ame por usted, que viva por usted.
-Bueno, yo a veces tal vez lo haría.
-¿En serio?
-Sí, en serio. A veces quisiera que alguien comiera, amara y viviera por mí, porque a veces yo me canso de vivir.
-¿Y cómo es eso?
-Difícil de explicar. Es que a veces me canso de vivir.
-Me cuesta entenderlo…
-Vivir es bello, pero es complicado, muy complicado. Vivir es buscar motivos, es amar personas, es comprender misterios. Es una contínua batalla…como pensar.
-¡Ahora sí me dejó pensando!
-Jajaja, me causa gracia usted. ¿Sabe qué? Hagamos un trato.
-Depende, ¿cuál es el trato?
-Yo vivo menos y pienso más, y usted vive más y piensa menos.
-¡Hecho! Señora, y ¿cuál es su nombre?
-Filosofía.
-Luis, ¡mucho gusto!

Las paradojas de lo sencillo y lo complejo

A veces es más complicado de lo que parece, y a veces parece más complicado de lo que es.
Las paradojas de lo sencillo y lo complejo, que me hacen entender la vida confundiéndome,
que con una claridad irónica me enseñan lo que no puede comprenderse,
me muestran los rincones a los que no llega la luz,
me hacen escuchar los silencios del vacío,
silencios que gritan materia, que gritan vísceras, que gritan corazón.
Brillantes escondites, oscuras claridades, ciudades campestres y campos urbanos.
Las paradojas sencillas del tiempo, del tiempo eterno, del tiempo corto, del hoy.

Pasos para lograr cualquier meta

Cuando hablamos de liderazgo personal, necesariamente debemos hablar de metas. Ya hablamos antes de la importancia de las metas y de los ingredientes de una buana meta, y seguramente estaremos hablando más acerca del tema, porque las metas son una parte clave en una buena vida. Para vivir bien no podemos vivir a la deriva, y el modo de no vivir a la deriva es vivir a través de metas. Como todo lo que hemos expuesto, normalmente este es un proceso, vivir en base a metas es un camino de aprendizaje, de prueba y error. 

 

Leer más Pasos para lograr cualquier meta

Cultiva la habilidad de enfocarte

 

Hemos visto en posts anteriores la importancia del enfoque. Para hacer un buen trabajo en cualquier área, aparte de tener un objetivo claro, es necesario cultivar la capacidad de enfocarte. Y quiero hacer énfasis en la palabra cultivar, o desarrollar, o crecer, o formar, porque la capacidad de enfoque es una habilidad que -como cualquier otra- se obtiene a base de práctica, repetición y ejercicio. No creas que podrás lograr ser una persona enfocada de un día para otro. Claro, sin duda ahora tienes cierta capacidad de enfoque para ciertas disciplinas, pero si quieres lograr grandes cosas debes mejorar esta capacidad. 

 

Leer más Cultiva la habilidad de enfocarte