¿Pro-Economía o Pro-Encierro?

¿Real-Barca? ¿Derecha o Izquierda? ¿Demócrata o Republicano? ¿Pobres o Ricos? ¿Pro-aborto o Pro-Vida? ¿Cristiano católico o evangélico? ¿Musulmán o judío? ¿Religioso o Ateo? ¿Conservador o Liberal? ¿Feminista o Machista? ¿Austriaco o Keynesiano? ¿Taiwan o China? ¿PC o Mac? ¿Realista o republicano? ¿Rojo o Fascista? Todas estas preguntas no aceptan puntos medios. Las personas decidimos nuestro bando, y en ese preciso momento, se crean los del otro bando, el bando de los equivocados.

Tener creencias y posturas es importante. Sin ellas nos convertimos en veletas que cambian de postura con cada cambio de viento (qué es una postura en sí misma). Estar claros en lo que creemos, para actuar en consecuencia, está en la columna vertebral de nuestro carácter. El problema es que las posturas nos dividen. Desde cosas aparentemente mundanas, como los equipos de futbol, hasta trascendentales como nuestras creencias religiosas.

El coronavirus nos brinda un práctico ejemplo. En enero del 2020 nadie se interesaba en lo más mínimo en epidemiología o anatomía de un virus. En marzo se “graduaron” muchos en estas ciencias, y ya por abril la mayoría tenía un “máster por madurez” en epidemiología “dominando” a detalle las mejores estrategias para contrarrestar un virus. El 99% de personas en la calle ya tiene una postura clara, dura, inmutable y “razonada” en cuanto a ser “pro abrir economía” vs “pro-defender salud y vida”. Aun nadie le he escuchado “no sé” o “creo que lo mejor es x, pero no soy experto en el tema”.

En sólo unas semanas, alguien es “un imbécil” por querer abrir economías, o por querer mantenerla cerradas. Depende a quién le preguntes.

Y me parece un ejemplo genial de un problema social —quizá antropológico— que me asusta: nuestra necesidad de encontrar bandos para poder increpar, ridiculizar, e insultar a otros. Estamos hablando de algo que hace unas semanas a nadie le interesaba, que ni hipotéticamente hubiera encendido una conversación sin tornarla aburrida, y que hoy arde en redes sociales y conversaciones de todo nivel. Por leer 5 tweets, dos posts de Facebook, 3 artículos de periódico, y con mucha suerte un libro, somos expertos, y nos sentimos dueños de una verdad que los otros ignoran, y más que eso, nos sentimos con el deber de adoctrinar a los otros con nuestra recién adquirida verdad. Y los que no se conviertan son unos grandes tarados.

Lo más irónico, es que ni los verdaderos expertos —los que han dedicado su vida a la epidemiología, virología, biologías y al desarrollo de políticas sanitarias— lo tienen claro, pero nosotros sí. Nosotros, expertos de internet sí tenemos la solución, y ¡que lástima que no nos hagan caso! Nosotros estamos seguros, que digo, segurísimos, que cerrar el país más tiempo causará más daño que no hacerlo. O tal vez nuestro bando es el que está persuadido y convencido de que abrir la economía es un suicidio colectivo en este momento.

Mi reflexión es la siguiente: busquemos los puntos intermedios. Cambiemos el paradigma de especializarnos en encontrar nuestras diferencias y comencemos a reconocer nuestras similitudes. ¿Messi o Cristiano? “Ahh, a los dos nos gusta el futbol” es lo que busco, en vez del “¿estás loco, Messi es 15 veces mejor…..” (cuando claramente Cristiano lo es 😉 ). El tiempo, la energía y el CPU que se nos va tratando de probar el error del otro, lo perdemos ambos en encontrar una solución, que en la mayoría de los casos nos conviene a ambos, y que los dos buscamos a nuestra manera, y de la cual somos parte.

Sí, busquemos los grises. Especialmente en los temas en los que no tenemos la verdad absoluta (ehem…¡en todos!). En vez de buscar y amplificar aquello que nos distancia y disminuir e ignorar lo que nos une, busquemos cómo podemos ayudarnos. Ni tú ni yo somos tontos. Cada uno elige su bando porque en su visión es lo mejor, pero con mucha frecuencia aceptamos ciegamente los postulados. Revisemos eso. Encontremos la humildad de no estar en lo cierto. Casi nunca lo estamos. Los dos buscamos lo mismo. Busquemos empatía, ponernos en la posición del otro, no para ver cómo le atacamos mejor, sino para intentar entenderlo.

¿Tú crees que el que defiende los encierros y cuarentenas le gusta estar encerrado? ¿O tú crees que el que defiende que salgamos a trabajar no le da miedo enfermarse? A ambos les importa mejorar su economía y mantener su salud. ¿Por qué no comenzamos de ahí?

Barnes and Noble Cierra (¿temporalmente?) 500 tiendas

Barnes & Noble cierra las puertas de 500 de sus instalaciones. Esta noticia me dejó un poco nostálgico, por varias razones. Una, B&N fue en algún momento cliente, y la otra -quizás la mas profunda- es la añoranza y los recuerdos de los buenos momentos que pasé en los pasillos, anaqueles y cafés de esta cadena, o de su eterna competencia Borders. Igual de triste me sentí cuando Borders quebró hace casi 10 años. Recuerdo mucho la de la 59th street y 5th avenue en Manhattan.

Siempre me he preferido lo “no de cadena”, y una de las pocas excepciones fueron las grandes vendedoras de libros norteamericanas. Desde adolescente cuando tenía la oportunidad de viajar al país del norte, de las cosas que mas disfrutaba era perderme en los enormes edificios con múltiples pisos y millares de ejemplares. Poder leerlos, poder ver qué había de nuevo, poder estar ahí horas sin que nadie me inquietara, tomando un buen café. Aquella época pre-Amazon, pre-reviews en línea. Tenía su magia.

Aunque leo ya más libros digitales, aun tengo ese gusto secreto de leer un libro en papel del rayarlo, de apuntar en él. Noticias como estas reflejan el cambio de era. Tal vez mis hijos no sabrán qué es ese gusto por el papel que los de mi generación tuvimos.

Los 5 del 5to, Viernes 3 de Agosto

Y puff. Agosto se vino, y con Agosto retomando algunas costumbres, como compartir las 5ta. del 5to.

  1. ¿Qué estoy leyendo? Siguiendo con mi portugués estoy leyendo “O filho de mil homens”. No es mi tipo de libro, ni de literatura, pero está pasable. Estoy también leyendo “emotional intelligence” que estaba en mi lista de pendientes.
  2. ¿Qué software estoy probando? Bueno, hace unas semanas comencé a utilizar Alfred, y dsede entonces se ha quedado en mi rutina. Estoy listo para dejar por completo Spotlight.
  3. ¿Qué ha llamado mi atención? Las plataformas. Estoy muy metido tratando de enteder cómo estas han aparecido, y vinieron para quedarse. En mi espacio local, Guatemala, es interesante como alguna de las plataformas globales no han logrado entrar, pero al mismo tiempo cómo algunas locales han proliferado.
  4. Hace unas semanas alguien me dijo que debería compartir mis notas, mis resúmenes de alguna manera. La idea no me pareció mala, y esta semana comencé a hacerlo. Estoy considerando ponerlo como una persistencia: 30 minutos de escritura todos los días.
  5. Cerrando cursos de Udemy. Hace unas semanas me metí a un montón de cursos de Udemy para afilar el machete. Pequé un poco de optimista, porque fueron muchos los cursos que comencé, pero definitivamente me sirvió para probar la plataforma. Amo estar en un momento de la historia en el cuál es tan fácil aprender: hay tantas opciones y tanta oferta.

PTY Cash Only

No sé la historia, pero desde hace más de un año en el aeropuerto de Panamá (PTY), en la mayoría de tiendas puede pagarse sólo con efectivo. A mi me huele eso tan mal, no estoy juzgando, pero tiene que haber una razón muy grande para que un establecimiento en un aeropuerto, no acepte tarjetas de crédito, sabiendo que perderá al menos la mitad de sus clientes. O hay algo de lavado, o una artimaña lega, o son muy tontos (tal vez simplemente no les gustan las tarjetas a los dueños). En fin, para mi como cliente es muy molesto y me hace que el aeropuerto huela mal. Por cierto, en los pocos lugares que sí aceptan tarjetas, no suelen aceptar American Express. En fin…un poco de subdesarrollo artificial.

Por lo general este hub me gusta mucho, pero poco a poco hacen que ya no tanto…

Aeropuerto La Aurora: Subdesarrollo artificial

Hoy me topo con esta estupidez en el aeropuerto. Costó dinero, no apoya en nada (aunque puedan decir que tal vez seguridad), dificulta algo que no estaba mal. De tres carriles se pierde uno. Mi padre utiliza el término de “subdesarrollo artificial” para este tipo de casos en los que alguien piensa que algo es buena idea (es tan fácil trabajar en el gobierno, porque no hay consecuencias) y realiza disparates como este. Igual el aeropuerto por dentro: le han puesto letreros bonitos, y alguna que otra cosa de maquillaje, pero lo que funcionaba bien, ahora lo deshicieron. Antes, primero estaba migración, con buen espacio para hacer cola, y rara vez había problema. Luego seguridad, que suele tomar más tiempo, rara vez se congestionaba. Ahora hicieron al revés (desde hace un año tal vez) primero seguridad (que se hiper-congestiona) y ahora migración después, en ambas colas terribles. Habíamos dado el paso ya adelante de no hacer migración al país (se pueden utilizar los sistemas de las líneas aéreas), y ahora volvimos a hacerlo. Al aterrizar, lo mismo, antes ya no estaba esa tontera de rayos X para salir al aeropuerto, ahora hicieron una “donación” de máquinas de rayos X que hacen nuevamente cola al salir…alguien me dijo que estas cosas las hacen para que el aeropuerto se vuelva tan ineficiente que “invertir” en el o “venderlo” haga sentido…

 

A mis 90 años, cuáles de los libros que leo valdrían la pena?

Estaba pensando que muchos de los libros que leo en la actualidad, y que reflejan mis intereses,  tienen sentido en el momento actual : cómo manejar mejor el tiempo, cómo concentrarme mejor, como trabajar fuerte e inteligente, cómo ejercer cambios positivos, cómo motivar a las personas, cómo tener más paz, cómo lograr los objetivos, cómo encontrarle objetivo a la vida, al día día etc.

Cuándo sea viejito, estos no tendrán sentido. Digamos, si me toca vivir a mis noventa años, cuando este por esas alturas, aunque pienso estar trabajado, estoy claro que mis niveles de energía y de capacidades estarán hasta cierto punto disminuidos, especialmente si los comparo con los niveles de hoy. A mis noventa años, el manejar mejor el tiempo, el concentrarme mejor y temas “hacia adentro” serán relevantes, pero poco. Temas como trabajo inteligente, objetivos, y liderazgo, serán harto irrelevantes. A mis noventa, ¿a quién querré dirigir? ¿qué objetivos “a largo plazo” tendré? En todo caso, en ese tiempo puede que esté interesado en mi legado, pero en todo caso, ese estará ya construido, o no.

Seguramente tópicos como “el más allá” serán más importante. O libros religiosos que le darán un sentido más adecuado a mi cerebro anciano. No sé, me pregunto esto pensando en lo siguiente: si muchos de los temas que ahora son importantes, no lo serán en 40 años, ¿eso hace que no sean importantes? ¿cómo es la “gradualidad” que los hará menos importantes? Sin duda que un libro de una vida plena tendrá más impacto a los 20 que a los 30, y a los 30 que a los 50. ¿Pero un libro del “por qué” de la vida?

En todo caso, lo que me quedo con este pensamiento, es que es importante hoy, ahorita, que puedo leer, que puedo aplicar lo que leo, que puedo aprender, que tengo energías para hacer cambios positivos. Tic, tac, tic, tac…a aprovechar el tiempo, carpe diem.

 

 

Los 5 del 5to, viernes 16 de Marzo

  • ¿Qué estoy leyendo? Hace unos días comencé a leer “Getting to yes“. Tenía muchas referencias de este libro, que en su versión original fue escrito hace casi cuatro décadas. Aún voy por el primer cuarto del libro y ya pude usar un par de veces sus principios. Negociar en posiciones es absurdo, negociar por principios es la mejor manera. Este creo que ameritará su propio post.

 

  • ¿Qué estoy probando? Hace unas semanas mi frustración con Evernote comenzó a relucir mucho. El proceso para el que la uso es muy importante para mi trabajo, y esta semana llegó la gota que derramó el baso con la nueva interfaz gráfica (enfocada en equipos). Para mi, Evernote es para mis propias notas, no para trabajo en equipo, y me parece que la estrategia que están siguiendo no es la adecuada. En fin, hice mi búsqueda y desde esta semana estoy probando Bear. Un evernote “básico”, o lo que Evernote fue y quizo ser. Texto sencillo. Acepta Markdown. UI muy buena. Barato. Lo estaré probando para un par de proyectos, y si funciona bien, comenzaré la migración.

 

  • Cirque du Soleil – Soda Stereo (Sep7imo día). Estas semanas han sido de espectáculos. Estaba dubitativo si ir a esta presentación, y afortunadamente fui. Una gran experiencia. Un gran sonido. Un gran recuerdo. Y con muy buena compañía. Soda será siempre soda.

 

  • ¡Hasta pronto Stephen! Esta semana muiró Stephen Hawking. En noviembre pudeescucharlo en Lisboa contando sobre sus miedos en lo que tiene que ver con la inteligencia artificial. Muchos han escuchado de Hawking, pero pocos han visto su trabajo en detalle, y muchos menos lo entienden. La primera vez que supe de el fue a través de su best-seller “Una breve historia del tiempo”, que lo leí cuando aun estaba en secundaria, por allá de los 90s. Recuerdo el librito, con una gran constelación en la pasta. En la época pre-Wikipedia, me puse a leer sobre él en la Encarta. Hasta hoy, aparte de su genialidad, lo que admiré de él es su capacidad de afrontar una enfermedad tan devastadora como la esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Le dieron dos años de vida, y se sobrepuso. Pero no se contentó con “sobrevivir”.  Llevó una vida normal, se casó tuvo hijos, fue sobresaliente (y mucho) en su área, hacía fiestas, era cómico. Un ejemplo para todos cuando tengamos obstáculos. Tuvo un objetivo, y uno simple (entender el universo), y nos acercó a su meta. Y aunque era agnóstico, yo sí creo que en algún otro universo lo volveremos a encontrar. ¡Hasta pronto Sr. Hawking! (Si no han visto la película sobre su vida, súper recomendada).
  • Estos meses he vuelto a nadar. Se siente muy bien. Pero algo es diferente esta vez: tengo un coach. ¡Que diferencia! Mi técnica ha mejorado plausiblemente en unas semanas, y más aun, mi resistencia. A veces me sorprende lo reacios que somos a dejarnos guiar por alguien que sabe cómo dirigirnos.

 

*Imagen tomada de https://www.deviantart.com/art/Stephen-Hawking-Art-Card-by-K-Bo-445137690

Los 5 del 5to, viernes 9 de Marzo

  • ¿Qué estoy Leyendo? “O escândalo Modigliani“. No tengo mucho que decir aun, recién comenzando. Sigo practicando con libros en Portugués. Me gusta mucho como escribe Ken Follet, y aunque es una traducción, hasta ahora me está gustando la manera de escribir. Tengo una duda existencial de si leer un libro a la vez únicamente (en ciclos novela luego no ficción), o leer dos libros al mismo tiempo. Con este libro se me acaban mis libros portugueses físicos, estoy viendo alternativas digitales, pero Amazon.com no tiene mucha variedad.

 

  • ¿En qué estoy interesado? Sistemas de notas. Hasta hace 7 años siempre llevaba mi agenda a todos lados. No porque fuera ordenado, sino precisamente por lo opuesto: si no apuntaba las cosas se me olvidaban. Hace ocho años hice la transición a digital, y ahora me gusta mucho más utilizar el calendario digital. Durante toda mi vida llevé mi diario en papel, hasta hace 10 años en que lo mudé todo a digital (wordpress privado) y estoy contento con el cambio. Evernote vino a cambiar las cosas, y tendí a poner muchas de mis notas en digital, pero no pude dejar de tener mi cuaderno, y creo que será una parte no-digital que siempre me acompañará. Entonces, estoy buscando un sistema de notas nuevo. Actualmente uso un sistema propio, en papel (que algún día compartiré en detalle), pero estoy viendo como mejorarlo. Especialmente en lo que se refiere a recolección de ideas. Junto muchas cosas interesantes, pero sigo teniendo el problema de que cuando las necesito, esas ideas, esos trozos de información, están en algún lado, pero demasiado dispersos. Estoy viendo este sistema de Ryan Holiday, pero no sé si quiero hacerlo en papel.

 

  • ¿Qué estoy probando? Evie. La inteligencia artificial aquí, la inteligencia artificial allá. Muchas cosas escuchamos sobre la AI, y he visto en muchas de las industrias con las que me toca trabajar el gran cambio que están ya realizando, pero sobre todo el gran cambio que prometen. Pero no me había tocado “sentir” la AI en tareas mías de todos los días hasta Evie. Evie es una asistente que se encarga de programar citas por uno. La manera de hacerlo es sencilla, se le pide directamente (enviándole un correo), o poniendo a Evie como CC en un correo para otra persona. Evie se encarga de los correos de ida y vuelta con la persona hasta que la cita se define, y envía una invitación a las partes involucradas. La idea me encantó, pero faltan dos cosas: que sea un poco más flexible: a veces no entiende bien las respuestas de las personas fuera de contexto (que es de esperar), y que esté en español. Vivo en un ambiente donde las dos lenguas son importantes. Finalmente, creo que es muy caro, $30 al mes…si fueran $5, probablemente me hubiera quedado con el servicio. (Ya lo dejé de probar)

 

  • De Moleskine a Lektrum. Como lo menciono arriba, mis notas son importantes para mí, y tener cerca algo con que escribir me es vital. He probado muchas cosas, desde Livescribe hasta el Wizcom.  Nada, ni el iPad pudo reemplazar el papel. Toda mi vida he utilizado el Moleskine clásico (5×8.25) y mi todo terreno Chross Tech3. Sin embargo, mi último cuaderno fue un Leuchtturm1917 y me encantó. Es muy parecido al moleskine pero ya viene con números en las páginas, y trae un índice para llenarlo al inicio (cosa que el Moleskine debo hacer a mano). Lo que me quedó de Moleskine es este cover (tool belt) que ya tiene sus años y sigue dando batalla.

 

 

  • ¿Que estoy comiendo? De vuelta a paleo y a slow carb. En las semanas que van de este año puedo dar fe, sin duda, que para bajar de peso el secreto no está en el gimnasio (sí, ya lo sabía, pero uno no hace caso hasta experimentarlo). He probado varias mini-dietas y han funcionado poco. Volví a slow-carb una semana, y ya bajé suficiente para convencerme que es la manera de comer que mi cuerpo agradece más. Me recordé de los básicos escuchando a Manolo y a Flow,  que van con su nuevo podcast que promete bastante.

 

Esta semana, a diferencia de las anteriores en las que escribía esto el jueves en la noche, escribí todo esto día a día, y creo que funcionó mejor.

Los 5 del 5to, viernes 2 de Marzo

  • ¿Qué estoy leyendo? Strategy in action. Hablar de estrategia trae diferentes connotaciones siempre. A veces asusta, a veces se usa de manera frívola, o se encuentra de manera común en frases cristalizadas, pero rara vez se entiende. Este libro fue uno de esos libros “apuesta” que me pongo a leer fruto de una búsqueda, en vez de una referencia. Y fue una buena apuesta. El libro se enfoca en cómo, a través de una especie de workshop una compañía puede crear una estrategia en conjunto de manera, que la estrategia es compartida y no impuesta. El libro es similar a Scalling Up o a The Breakthrough Company. Vale la pena leerlo si uno quiere ahondarse en el mundo de la estrategia empresarial, y necesita de rodearse de la mayor cantidad posible de contenido. Si alguien pretende leer sólo un libro sobre el tema, empezaría por otro lado.

 

  • ¿Que estoy leyendo? Barking Up the Wrong Three. Hace unas semanas comencé a usar la versión gratuita de Blinklist. A veces me muestra libros que me interesan poco, pero uno de los que me llamó la atención y leí el resumen fue este. Ahora lo estoy comenzando a leer, y hasta ahora me ha encantado. El libro abre la mente y reta muchos paradigmas que siempre vemos como buenos, o buenos en contexto, y características que se ven malas, pero que en escenarios específicos pueden ser buenas. Hasta ahora está muy bueno.

 

  •  Concierto Sabina. Uno de los mayores placeres más grandes que tenemos en nuestro paso por acá es la música. Tener la suerte de identificar creadores de música que se alinean con nuestros gustos, nuestras ideas, que logran identificar las fibras que nos mueven, es algo que le deseo a todos. Y tener la suerte de poder presenciar en vivo a esas personas que admiramos haciendo su arte, es algo de lo que simplemente, hay que estar agradecido….”

 

  • Toggle. Peter Drucker decía en  “Effective Executive” que una de las primeras cosas que debemos hacer es saber a dónde nuestro tiempo se va. Generalmente somos muy malos en saber a ciencia cierta en qué invertimos (o gastamos) nuestro tiempo. La mayoría cree que lo gasta bien, pero al igual que los presos que todos se creen genuinamente inocentes, nos solemos dar el beneficio de la duda. Hasta que comenzamos a medir. Ahí vemos que las horas que “trabajamos”, no las trabajamos tanto como creemos. Pero la gran ventaja es que al identificarlo, podemos tomar acción para aprovechar mejor nuestras horas. Hace unos años, comencé a probar varias herramientas, y la única que se pegó y se quedó fue toggle. Sencilla, buena integración móvil, gratis. Hace algún tiempo sacaron una nueva versión para celulares, que no instalé hasta ahora. Muy recomendada.

 

  • 10 años de 4HWW.  No recuerdo bien cómo di con este libro. Lo que sé es que lo comencé a leer en la última semana de mayo del 2011. Es un libro mundano, con filosofías muy práctico. A quien no le cale el concepto puede llamarlo incluso superfluo. Pero hoy, a 7 años de haberlo leído, puedo decir que es uno de los libros que más ha impactado mi vida. No porque esté de acuerdo con lo que el dice, no por la manera en la que está escrito, no, lo que este libro hizo para mí fue abrir mi mente. No me abrió nuevas puertas, me mostró que hay otras puertas que puedo abrir, que es más poderoso. A la fecha lo recuerdo con cariño. Y hoy, sigo muchas de las cosas que Tim hace (aunque los otros libros que ha escrito no los he terminado porque no me parecieron tan buenos, debo revisar aun Tribe of Mentors), y en este podcast el hace una breve, digamos, actualización de 4 Hours Work Week. Si no lo han leido, háganlo. El podcast tiene muchos conceptos y gente interesante, es una buena alternativa a la música en el tráfico.