La paz de la tormenta

Esperando la tormenta en el Pacífico guatemalteco. La tormenta vino. La tormenta se fue. La tormenta nos enseña que, si se la quiere encontrar, la tranquilidad habita en todos lados. Eso sí, la tranquilidad no es quietud, no es inmovilidad. La tranquilidad es dejar que las cosas pasen, aceptar el flujo impredecible y poderoso de aquello que no puedo cambiar. El resto, depende de vos.

Leave a comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.