Noviembre

Alzo la vista y el azul es distinto, más profundo, más sincero, más sabroso. Las nubes han optado por irse y volver tan sólo para engalanar al cielo. Los barriletes han preparado por mucho tiempo su llegada, y finalmente tienen la posibilidad de escalar a los cielos. Los parques se llenan de pequeños hilos que conectan al cielo. Cada vez sospecho que al cielo lo enamoran los barriletes, o tal vez le causan celos, porque cada vez que aparecen barriletes los celajes no tardan en aparecer. Las tardes aparecen siempre con barriletes y celajes, nunca unos sin los otros. El viento encantado, nunca falla en su grave responsavilidad de mantener aquellos maderitos con papel de china desafiando la atracción del centro de la Tierra.

Los volcanes desnudos complementan el seductor escenario, donde barriletes, celajes, volcanes y gentes hacen el cuadro supremo, pintan sonrisas y dibujan caricias.Los gélidos suspiros del cielo se sienten por las noches. Las noches frías calientan corazones. Las pieles se cubren de lanas por estas épocas y todos parecen ser un poco más afables.

Cada vez más pienso, deberían salir más seguido los barriletes.

Ahhh noviembre, como te quiero noviembre…..

Cambia, todo cambia…

“Cambia, todo cambia” dice Mercedes Sosa en su canción. Y como todo cambia, ahora mi sitio también va a cambiar un poco. A causa de alguno de los problemas más tristes y serios de Guatemala, tuve que cambiar un poco mis paradigmas mentales y físicos del mundo tecnológico. Me tocó volver a Linux totalmente (experiencia muy agradable) y re pensar mis modelos de datos en línea. Estoy cambiando de hosting de LunarPages a DreamHost, y aprovecho para cambiar la estructura del sitio.

Una de mis dudas ha sido si meter mil cosas en un mismo blog o no, pero decidí hacer más de un blog con finalidades diferentes. Ahora http://guisho.com será únicamente un blog personal, más o menos un diario extendido con cosas que desee publicar. En estos días, cuando tenga tiempo, estaré sacando otro par de blogcitos con mis opiniones de economía, de tecnología y fotos.

Pero mientras tanto tengo un tanto de chance para cambiar los dominios, subdominios, DNS, bases de datos y demás así, que denle tiempo al tiempo.

Adios 2005

Bueno, en un rato de tranqulidad quiero despedir un poco a este año que se despide. Siempre se hace difícil escribir sobre lo que un año fue, ya que cuando quieres hacerlo mil cosas quieren aterrizar en la mente y para no extenderse mucho hay que depurar un poco las mil ideas que se agalopan y escoger las más relevantes.

En lo personal este año comenzó con un gran cambio para mí. Creo que para mí este año fue un año de transición en todos los sentidos de la palabra. Ha sido uno de los años que más he gozado en mi vida, y como hablaba con Manuel, si contamos los desvelos de este año me asusto asó que mejor no lo hago. Si hay que definir al año con una palabra, esa palabra sería Trovajazz. No sólo por la frecuencia con la que nos aparecimos por ahí sino por ser la punta del iceberg de todo lo que el año fue. Trovajazz fue como la síntesis de todo lo que sucedió en este año, y en definitiva una buena síntesis. También tuvo el año un alto grado de carga sentimental, de carga de pensamientos, de carga de lucha interna.

Ya un desde un punto de vista más general, este año será recordado por la partida de Juan Pablo II y los desastres naturales que azotaron al planeta. Se nos fue el Papa había sido el único Papa que yo había conocido, porque desde mi nacimiento el había sido el único Papa. Fue una gran tristeza en todos los aspectos de la palabra. Y a las dos semanas y medias escuché por primera vez el grito de “Habemus Papam” y conocí a Benedicto XVI.

El año empezó con luto debido al tsunami ocurrido en el sureste de Asia. También mi Patria sintió la fuerza del agua con el huracán Stan y todo el daño que provocó. Panabaj es una historia triste que nos debería enseñar a preparanos mejor para futuros desastres. También USA le tocó sentir la fuerza de tres gigantes huracanes: Katrina, Rita y Wilma. Muchos familiares míos resultaron seriamente afectados, especialmente por Katrina, pero gracias a Dios están ya limpiando todo de nuevo.

Un tema que no puede escaparse este año, porque definitivamente nos hizo sentir emociones fuertes, es la Selección de Guatemala. Creo que nos dieron muchas ilusiones y de alguna manera hicieron renacer un patriotismo que se estaba perdiendo. No se pudo lograr el sueño, pero de alguna manera la selección nos hizo sentirnos un poco más guatemaltecos y más unidos.

En lo que toca a mí país, creo que el año se caracterizó por la proliferación de la violencia en todos los aspectos. Las maras, los presos, fueron noticia durante todo el año, y ojalá eso también nos sirva para enderezar rápidamente esas anclas bajas que no nos dejan avanzar.

Regresando de nuevo a lo personal, creo que este fue el año en el que decidí parar un poco el ritmo, sacar el mapa y decidir mi camino. Fue un año de muchísima introspección interna, de mucho análisis, de muchísimas conversaciones de “alto rango”. Y sobre todo fue el año de la gestación de muchos sueños, que con cada día que transcurrió se hicieron más y más grandes. Y ahora esos sueños me toca comenzarlos a construir en este 2006 que está de frente.

Y por último, con un toque especial, este año estuvo marcado por la gente nueva que me tocó conocer. Gente que sinceramente agradezco desde el fondo de mí que se haya aparecido en el camino, personas que cada una llegó en un momento especial y único. Gente que me ayudó a ser un poco mejor, a querere cambiar. Y gente con la que de algún modó crecí junto este año. Porque si Trovajazz no hubiése sido la palabra elejida, la siguiente en la lista era crecimiento. Gracias a todos y todas, y que este nuevo año que se avecina nos traiga cosas buenas, que empecemos a luchar por los sueños que tenemos y que tengamos la paciencia de conseguirlos. Alguien escribió algo hace poco que me gustó mucho: “que tu sueño sea lo suficientemente grande para que no lo pierdas de vista mientras luchas por conseguirlo”.

 

Amor, Sabiduría, Libertad.

Luis H. Fernández 

Un poco de nada

Tantas cosas estuve pensando anoche, más bien durante todo el día. Aunque no he escrito mayor cosa en el blog, he escrito un montón en mi máquina. Muchas ideas, muchos proyectos. Vamos avanzando. Ya una semana más y se acaba la U, y un poquito más y ya tengo vacaciones. Todavía no sé que hacer para año nuevo y para vacaciones. Me llama la atención hacer un viaje a lo mochilero por Guate, o irme a Utila, Nicaragua, no sé, aunque ya me tendré que ir decidiendo. Igual tengo que empezar a buscar aleros, pero sino igual me voy solo.

Uno de los temas que más me invadieron ayer fue ese de la soledad. Las últimas semanas he estado disfrutando de esa soledad tan sana y tan deliciosa que a veces se siente. Creo que esta es la época de mi vida en la que debo de estar solo, ya vendrán las épocas en las que no, pero una fuerza interna en mí me llama a la soledad. No sé si soledad es la palabra, tal vez es más algo como “solitariedad”, porque desde otro punto de vista, esta ha sido la época en la que menos solo he estado, aunque por ratos me sentí muy solo. Es algo difícil de definir. Siempre me he considerado un poco solitario, pero eso no quiere decir para nada aislado. Bueno, esa ya son cosas que con un trago en la mesa y una persona inteligente me gusta ponerme a discutir….